A punto de comenzar… ¡¡DaLaNota está que explota!!

Qué emoción, ya casi estamos listos.DaLaNota niños musicosocial

Después de un verano muy ajetreado por parte de algunos miembros de Plataforma REDOMI (realizando nuestras primeras Vacaciones Artísticas Solidarias en Curaçao y en República Dominicana), hemos regresado en septiembre aún más cargados de entusiasmo y ganas de sacar adelante este proyecto tan motivador.

Si antes éramos unos pocos loquitos que pensábamos que podíamos intervenir y cambiar cositas de lo que nos rodea con música y cultura… ¡ahora somos muchos más!

Esta locura de DaLaNota se contagia, se expande entre las personas con ojos y oídos abiertos, que no sólo asisten a conciertos y oyen música, sino que ven y escuchan su entorno, se preocupan por él y son conscientes de que la música transforma al ser humano, de que con la música podemos intervenir en la sociedad e ir cambiándola positivamente.

Ya somos más de 20 profesionales involucrados de las áreas de música, danza, trabajo social y psicología, y tenemos y vamos haciendo cada vez más amigos de audiovisuales, fotografía y periodismo dispuestos a venir de vez en cuando a registrar nuestro trabajo.

¿Quieres colaborar con nosotros de alguna manera?

Tenemos capacidad infinita en nuestro directorio de amigos… Tantas tareas que hacer como niños con derecho a una educación musical en sus escuelas! Pero viendo que no la tienen, se la llevamos nosotros para complementar su desarrollo con formación en valores, con educación multicultural y desarrollo de sus capacidades sociales y psicomotrices.

Para comenzar este reto, hemos escogido como Proyecto Piloto el barrio de Lavapiés, en Madrid, pero “esta locura” se seguirá extendiendo pronto para otras regiones de España.

¿Y cómo conseguimos que los niños del barrio se animen a apuntarse a un programa tan intensivo, tan diferente, que requiere más de ellos que ninguna otra actividad de la tarde?

Esta es es una muestra de los Conciertos pedagógicos que estamos repartiendo por los colegios e institutos de Lavapiés y alrededores. ¿Nos funcionará la estrategia?

¡Pronto os contaremos cómo nos ha ido!